Becerro: Es el cuero del ternero de la vaca. Por tratarse de un cuero teñido, su suavidad y durabilidad son mayores y su mantención muy simple. (Paño húmedo con agua y jabón).

Cabra antilopada: Es el cuero de cabra con terminación afelpada. Es mucho más suave y liviano que la gamuza y de fácil limpieza. Si bien no es a prueba de agua, no se estropea si se moja.

Cabrito: Es el cuero mas liviano de todos y el único curtido por ambos lados, con lo cual es ideal para prendas reversibles. Su pero no supera los 700 gramos.

Oveja: De increíble suavidad y textura sedosa, es el cuero con el que se confeccionan las mejores prendas de grandes diseñadores. Esto se debe a que los cueros sin curtir son transportados en tinajas con agua, lo que permite que mantengan su humedad natural y luego son tratados con productos italianos de máxima calidad. Para la limpieza solo se necesita un paño húmedo.

Carpincho: El carpincho es el roedor más grande del mundo y su piel, que solo se consigue en Argentina, una de las más preciadas por su suavidad y resistencia. La textura y el color son naturales como así también las marcas que aparecen en este cuero, que son típicas y hablan de la autenticidad del mismo. Es tan resistente que hasta se puede lavar con jabón y cepillo suave.

Nonato: Es el cuero del feto de la vaca. Se obtiene únicamente cuando se producen abortos espontáneos, lo cual lo hace un cuero sin ningún tipo de marca, muy dificil de conseguir e incomparable en suavidad y durabilidad.